lunes, 16 de junio de 2014

De estudiantes y mujeres en paro que terminan en la cárcel...

Salvo milagro de última hora, Carmen y Carlos entrarán en prisión. Desconozco los detalles de lo que sucedió el día de hechos y soy lego en leyes, por lo que no me creo con capacidad de hablar de lo legal y lo justo de la sentencia…Sí creo injusto un sistema que encauza los hechos hacia este final.

Carlos estudia Medicina y podría ser mi hermano. Pero Carmen está parada y podría ser mi madre. Apoyar a Carlos sin conocerlo podría ser tachado de corporativismo. Sentir que mi madre en paro enervada durante una huelga y sin que se le acuse de otro delito que el de intimidar a una trabajadora que no creía conveniente hacer huelga (contra el derecho de los trabajadores, le llaman) sea condenada a tres años de prisión, me perturba.

Identificarme con Carlos es sencillo, hacerlo con Carmen es descorazonador.

Su familia, amigos y conocidos piden que les ayuden con la solicitud de indulto (indulto, ¿os suena?)

@AJesusBlanco


PD: Si alguien se pregunta si el motivo de que escriba esto aquí puede ser otro que el corporativismo, dejo que R. Virchow conteste: La medicina es una ciencia social y la política no es más que medicina en grande”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario